Pin It

35-100. La increíble vida de Walter Mitty (2013), de Ben Stiller. Diría que es un embole si no fuera por la parte visual de los primeros 10 minutos y algunas postales de Groenlandia e Islandia. Bah, sí. Es aburrida, chata, sin emociones y demasiado predecible. Walter Mitty es un empleado de la revista Life con una vida monótona que de repente emprende un viaje loco en busca de un fotógrafo y el negativo perdido de una foto. El mensaje es de lo más pedorro y cliché. Ni los dos minutos de Sean Penn en pantalla, ni lo lindo de las imágenes y algunas tomas, alcanzan para compensar lo flojo de la historia y guión. No me conmovió ni un poquito.

La escena: Walter en Groenlandia

*

34-100. La gran belleza (2013), de Paolo Sorrentino. Película tan rara como exquisita. Puede parecer aburrida por partes: tiene escenas largas y muchas en las que uno se pregunta qué tienen que ver con la historia o la trama. Pero el tema es que esa historia o trama no son tan importantes. No pareciera que pasa mucho y los personajes no tienen grandes acciones pero sí grandes discusiones, pensamientos y parlamentos: el dolce far niente de Fellini reencarnado en Jep Gambardella, un escritor que se la pasa en fiestas y reuniones con amigos. Es un toque nostálgica, casi melancólica y, bajo una aparente capa de felicidad y alegría, yo diría que un poco triste también. Como dice el título, es muy bella y casi todas sus escenas son un placer para la vista.

La escena: el discurso de Jep a Stefania, en el que le dice en la cara lo que todos piensan de ella y saca a relucir el pasado, presente y la personalidad de la arrogante escritora del grupo.

*

33-100. Madagascar 3: Los fugitivos (2013), de Eric Darnell, Tom McGrath y Conrad Vernon. Los animales protagonistas de las dos películas anteriores salen de África hacia Mónaco para encontrarse con los pingüinos y volver al Zoo de Nueva York y terminan uniéndose a un circo mientras son perseguidos por una policía francesa, cuya meta es cazar al león. Una de las películas más delirantes que vi. La primera media hora es pura acción, locura y diversión. Y a pesar de que luego se calma un poco porque es imposible mantener ese ritmo loco toda la película sigue siendo entretenida hasta el final.

La escena: El escape del casino y posterior persecución por las calles de Montecarlo.

*

32-100. Un crimen inesperado (2012), de Jessie Terrero. A veces me pregunto por qué grandes actores aceptan participar en películas tan malas. Robert de Niro en piloto automático debe haber cobrado una fortuna para prestar su nombre en otro filme sobre policías corruptos de Nueva York. Sus minutos en pantalla son muy pocos y ni alcanzan para salvar este bodrio. Clichés a más no poder, una historia de venganza y traición simple, con escenas completamente descartables y sin sentido, aburrida y con un final predecible: piensan un plan, se cumple, termina la película.

La escena: ninguna.

*

31-100. Anchorman 2: La leyenda de Ron burgundy continúa (2013), de Adam McKay. No me gustó. Me pareció cualquiera, larga y aburrida. Lo absurdo de los personajes, ya no tiene tanta gracia, al igual que la mayoría de los chistes, repetidos y malos. A pesar de que esta secuela critica a los medios y a las cadenas de noticias un poco más puntualmente que en la primera, esa crítica es tibia y se queda a mitad de camino. Una decepción.

La escena: el enfrentamiento final entre los equipos periodísticos de los diferentes canales de noticias

La lista completa de 100 películas en 2014, en tiempo real, aquí.

Pin It